lunes, 14 de febrero de 2011

a veces calmo mis obsesiones con la compulsión de mis dedos
en un ritual de comprobación en el que a veces estás tú
y a veces no
a veces calmo mis obsesiones con la compulsión de mis dedos
y a veces con otros cuerpos...

8 comentarios:

  1. Menos mal que hay remedios para cuando la mano inquieta no se aguanta, aunque maldita la hora en la que encontramos lo que soñamos... tarde.

    ResponderEliminar
  2. contundente, y lírico!
    Me quedo leyendo
    Beso

    ResponderEliminar
  3. Cierra mil veces una puerta antes de dormir.

    Y calcula las distancias....

    Abrazos!

    SL

    ResponderEliminar
  4. el problema es que no me calman, no me calma

    ResponderEliminar
  5. a mi tampoco me calma..y eso está bien

    ResponderEliminar
  6. sensación: el recorrido de leer estas palabras unidas a otras de este blog, escritas desprovistas ya del caso concreto que pudieran serle la inspiración, trasmiten aspiración y búsqueda

    me gusta leerlas de tiempo en tiempo
    saludos

    ResponderEliminar
  7. Qué forma más linda de contarlo. Bien, muy bien.

    ResponderEliminar