jueves, 20 de enero de 2011

Mi lengua,
quemada por tu juego humeante,
raspa como la de una gata
y podría erosionar tu máscara.

Mi lengua,
quemada por tu juego humeante,
no siente,
no padece,
no sabe que decir.

Mi lengua
se la comió el gato.
De momento.

Y a la gata
la mató la curiosidad.

9 comentarios:

  1. estoy viendo en 3d alternando para cada ojo un anuncio de aspiradoras y otro de un perfume... ambos con lengua

    muy gráfico ^^

    ResponderEliminar
  2. el juego de palabras brilla.
    en la oscuridad que recreas.

    ResponderEliminar
  3. Algunos dicen que la curiosidad es un revolver cargado, pero si un revolver tiene seis balas y un gato siete vidas. Poqué se empeña la gente en culpar a la curiosidad de la muerte de los gatos.

    Quizá no debería beber los lunes. Un saludo

    ResponderEliminar
  4. hablando de lenguas esta lengua se entretiene gustosa.

    ResponderEliminar
  5. Me gusto mucho tu blog :)
    te sigo vale?
    pasate cuando puuedas!

    ResponderEliminar
  6. definitivamente me gustó el juego de palabras y la estructura q se reitera.
    En fin, gracias x lo de crudito, je, es una matinée de depravados :P
    Besos mujer

    ResponderEliminar